Club de Campo / Golf / Boating

La Laguna de los Cisnes y su valioso ecosistema.

Entre el mar, las sierras y la Laguna de los Cisnes y con una superficie total de 238 hectáreas, se delimitaron 224 lotes de 1/2 hectárea cada uno y 120 hectáreas de espacios dominados por el verde, con lagos y áreas comunes para el disfrute y entretenimiento.
Lago interno de 20 hectáreas, 1 km de costa sobre la Laguna de los Cisnes (Laguna del Sauce), con 4.000 hectáreas para realizar deportes náuticos. Seguridad y vigilancia las 24 hs. Club House con gimnasio, piscina, barbacoa y salón de fiestas. Driving range, cancha de tenis, cancha de fútbol y caballerizas.
A solo 15 minutos de Punta del Este, y a 4 kms del Aeropuerto Internacional se encuentra este paraíso natural que invita al relax y al placer de los sentidos.
Un lugar embellecido por la elegancia de los cisnes de cuello negro y otras especies migratorias y autóctonas, el rumor de la brisa sobre la laguna, y el aroma de la tierra fresca.
Ideal para largas caminatas matutinas y descansados paseos a orillas de los lagos. Para disfrutar la tranquilidad de las tardes de pesca, contemplar fugaces y a la vez eternos atardeceres y la inmensidad del cielo encendido por las estrellas.
Un espacio cuidadosamente preservado donde todo se combina para vivir y crecer en armonía junto al esplendor de la naturaleza.

El Club de Campo Laguna de los Cisnes se ubica en una de esas áreas de la Laguna del Sauce que todavía son habitadas por una riquísima fauna autóctona,que incluye nutrias, lobitos de río, zorros, hurones, carpinchos y una gran diversidad de aves de los más variados tipos (desde los magníficos y gritones Chajas, hasta el bellísimo Churrinche (petirrojo), pasando por los Federales, Boyeros, Viuditas, Tijeretas y los vigilantes Teros.
También es lugar de visita estival de ciertas especies de aves migratorias, como las garzas rosadas, los gansos blancos, varias especies de patos y en especial por los elegantes cisnes de cuello negro que le dan el nombre a esa sección de la laguna.
Todas esas especies desde hace mucho tiempo pueblan el área otorgándole una personalidad distintiva pero fundamentalmente, creando un ecosistema que forma parte del activo disfrutable de el Club de Campo.
Es claro que el equilibrio y la preservación de dicho ecosistema deben ser cuidados por todos quienes lo visiten o decidan transformarse en propietarios de algunas de sus chacras. Es importante valorar y respetar el habitat natural de dichas especies.
Los desarrolladores del emprendimiento conscientes de que uno de sus mayores valores es el disfrute de este paraíso natural, han generado una serie normas y cuidados ambientales que no suponen limitaciones pero si, el compromiso en el cuidado de todas esas especies.
A su vez, todos quienes ya se han transformado en propietarios de las chacras han asumido el carácter de verdaderos “socios en la preservación de este paraíso natural”.